Geofencing: Tecnología basada en la ubicación

Desde hace aproximadamente una década se ha venido desarrollando una aplicación basada en la ubicación llamada Geofencing.  Sin embargo, es apenas hace unos años cuando los desarrolladores han comenzado a ver todo el potencial que puede ofrecer esta app a empresas y negocios para ofrecer una experiencia de usuario personalizada y muy destacada.

En la actualidad se están considerando herramientas de Marketing de Geofence para brindar un mayor acercamiento a clientes y prospectos. Incluso se proyecta que en el futuro esta aplicación revolucione la forma en la que las empresas ofrecen sus servicios, productos y experiencia de usuario basándose en la ubicación de estos.

Pero antes de hablar de las proyecciones a futuro del Geofencing y las posibles aplicaciones prácticas que pueda tener, veamos en qué consiste y cómo funciona.

¿En qué consiste el Geofencing?

Geofencing es una aplicación que se basa en la ubicación, usando RFID, GPS Wi-Fi o datos móviles para realizar una acción predeterminada cada vez que algún dispositivo o etiqueta RFID salga o entre en un espacio físico limitado dentro de una ubicación geográfica específica.

Veamos un ejemplo práctico que nos permitirá entender mejor de lo que estamos hablando: imaginemos los microchips instalados en rebaños, que permiten a los dueños de las granjas saber si alguna de sus ovejas o ganado sale de la propiedad.

El Geofence establece un cercado virtual alrededor de una zona geográfica elegida, y cada vez que haya entrada o salida de un dispositivo de esta zona, la empresa o individuo que controla la aplicación recibirá una alerta. De esta manera, podrá enviar mensajes o notificaciones específicas a los usuarios que se encuentren dentro de su área virtual.

¿Cómo funciona este cercado virtual?

El primer paso que el desarrollador toma para crearlo es el de establecer un límite virtual alrededor de una locación específica, usando un software habilitado para RFID o GPS. Esta delimitación puede ser tan sencilla como un círculo de 30 metros alrededor de una ubicación específica en Google Maps.

Una vez delimitado el espacio que quedará cubierto por el cercado virtual, la app enviará una notificación al administrador cuando dispositivos autorizados accedan a ese espacio geográfico.

¿Qué aplicaciones tiene el Geofencing?

En sus inicios Geofencing fue usado para rastrear rebaños de ganado, o las tobilleras que monitorizan los movimientos de delincuentes o similar. Posteriormente, su uso evolucionó para hacer seguimiento de las rutas de conductores de camiones y rastreos de tarjetas inteligentes del personal de empresas dentro de las instalaciones de una compañía.

En la actualidad, los usos del Geofencing han evolucionado, permitiendo a empresas localizar la ubicación de sus usuarios y así enviarles notificaciones personalizadas. Sin embargo, esto ha generado cierta preocupación en cuanto a la privacidad.

En consecuencia, empresas como Radar se han dedicado a innovar con respecto a los usos de los cercados virtuales, de manera que las empresas puedan aprovechar esta herramienta, respetando la privacidad de sus usuarios.

Burger King recientemente lanzó una promoción especial en Estados Unidos para ofrecer sus famosas Whopper a un precio de 0.01$ ¿las condiciones? Estaba limitado únicamente para clientes que se encontraran dentro de un radio de 180 metros de un McDonald’s. Los clientes podían descargar la app de Burger King cuando estaban cerca del  McDonald’s, y al encontrarse dentro de esta cerca geográfica la aplicación los direccionaba al Burger King más cercano para disfrutar de la promoción.

Esta campaña fue un excelente ejemplo de cómo se puede aprovechar el uso de Geofencing para llegar y atraer clientes, sin violar la privacidad de los usuarios.

 

Implicaciones de Geofencing en la privacidad

A nivel empresarial, Geofencing es una excelente herramienta, sin embargo, a nivel personal, no lo es tanto. Y es que, muchas personas no se sienten cómodas al compartir sus datos a través de este tipo de aplicaciones.

Un caso particular se presentó en el año 2017 en el estado de Massachusetts, Estados Unidos, al convertirse en uno de los primeros estados que promulgó una ley de protección al consumidor en contra de la publicidad basada en la ubicación. Con este fin, el Procurador General bloqueó una campaña publicitaria llevada por la agencia Copley Advertising. Esta fue contratada por una organización cristiana, dirigida a mujeres que se encontraran en clínicas de salud familiar o zonas aledañas, enviándoles anuncios antiaborto.

Este es sólo un ejemplo, pero existen numerosas empresas cuyo uso de la tecnología de Geofencing se enfoca en recopilar datos de los clientes, para así dirigir sus campañas publicitarias. Sin embargo, han nacido empresas como Radar, pionera en el uso de Geofencing, que tiene como prioridad la experiencia del usuario, por lo que su enfoque principal es el de no vender ni compartir los datos recopilados sobre la ubicación de sus clientes.

Geofencing en el futuro: Proyecciones

Se espera que el Geofencing tenga un acelerado crecimiento en los próximos años, con grandes avances tecnológicos para el uso en diferentes aplicaciones, llegando a expandirse en un 27% para el año 2022.

Actualmente, industrias como las de turismo y comercio minorista han comenzado a invertir en software que les permitan brindar una experiencia de usuario personalizada. Hay otras grandes áreas que también pueden verse beneficiadas por esta tecnología como los son entes gubernamentales e incluso la industria de la salud.

La habilidad de sorprender a los clientes es sólo el primer paso del uso de Geofencing, sin embargo, con el paso del tiempo, más que un elemento adicional se volverá necesario. En vez de sentirse sorprendidos, los usuarios esperarán que las empresas usen esta tecnología para brindarles una experiencia de usuario personalizada a través de mensajes contextualizados.

Artículos Recientes

Dejar un comentario

  Acepto la política de privacidad

Start typing and press Enter to search

Pin It en Pinterest