La facilidad que nos ofrece Internet para permanecer “conectados” digitalmente, ha permitido que las empresas con fines comerciales, puedan recopilar un gran volumen de datos con información personal o Big Data sobre sus consumidores. En vista de la susceptibilidad de estos datos, el Parlamento Europeo, después de algunos años, ha logrado que entre en funcionamiento  el GDPR, el nuevo texto de referencia a nivel europeo para la protección de datos personales. Conoce cómo adaptarse a la ley de protección datos con fines de Marketing.

¿Qué es el GDPR?

El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) es una regulación de la privacidad digital legalmente vinculante que nace como una necesidad en esta nueva era de Big Data para la protección de los datos personales de los consumidores, en cuanto al manejo y uso de las empresas.

Este texto legal es efectivo desde el 25 de mayo del año 2018 y tiene como objetivo principal devolver a los ciudadanos el control de sus datos personales, al tiempo que simplifica el entorno regulatorio para las empresas. En consecuencia, el RGPD debe ser aplicado por todas las empresas que recopilan y procesan datos sobre residentes europeos. Al ser una ley vinculante, deberán considerar la aplicación de multas en caso de su incumplimiento.

¿Cuáles son sus principales disposiciones del GDPR?

Para conocer mejor la manera de cómo adaptarse a la ley de protección de datos, las empresas deben conocer las medidas emblemáticas del GDPR que establecen distintas disposiciones, tales como:

  • Los ciudadanos pueden presentar una queja directamente ante las autoridades nacionales de protección de los consumidores, contra el uso indebido de sus datos.
  • Las asociaciones de defensa de los derechos podrán presentar demandas colectivas contra empresas.
  • Se alentará a las empresas a favorecer el uso de seudónimos.
  • Para la recopilación de datos personales, el consentimiento de las personas interesadas debe ser explícito y positivo, por lo que ya no deberán aparecer en los distintos sistemas, las casillas marcadas por defecto.
  • Las personas ya no solo tendrán derecho a acceder y rectificar sus datos personales, sino que también tendrán el derecho a que sean olvidados por el sistema.
  • Los controladores de datos estarán obligados a mantener un registro detallado de los tratamientos.
  • La transferencia de datos personales a países extranjeros estará sujeta a verificación.

 

¿Cómo adaptarse a la nueva ley de protección de datos?

La normativa GDPR se aplica a todas las empresas que utilizan datos personales con fines de marketing o de relación con el cliente. Por lo tanto, para adecuarse a la ley de protección de datos, es importante aplicar los siguientes principios.

  • Informar al cliente del uso de su información: si la empresa tiene la intención de utilizar las opiniones de sus clientes en campañas de marketing, será necesario informar a los clientes de este uso.
  • Tener consentimiento del cliente: el RGPD establece que el cliente debe dar su consentimiento para la recopilación de datos. Al compartir su opinión, los clientes deben poder indicar si desean o no ser objetivo de estas campañas de marketing. En el uso de correo electrónico, el cliente debe dar su consentimiento por un acto positivo y sin una casilla previamente marcada. Ya no se podrá utilizar la llamada “suscripción pasiva” un truco que permitía conseguir el consentimiento de los clientes.
  • Manejar un archivo de pruebas de consentimiento: el RGPD obliga a las empresas a configurar un archivo de pruebas de consentimiento. En otras palabras, toda empresa debe tener una lista de las personas que aceptaron recibir sus comunicaciones y mantener la forma en que dieron su consentimiento.
  • Libre elección de los clientes: para adaptarse a la ley de protección de datos y cumplir con el GDPR, el consentimiento debe otorgarse libremente sin ser vinculado con los términos y condiciones de la empresa. Para obtener el acuerdo de los clientes de recibir correos electrónicos de marketing, la solicitud debe hacerse de forma independiente.
  • Facilitar la opción de darse de baja: todas las empresas deben darle a sus suscriptores la opción de darse de baja cuando lo deseen. Todas las leyes que rigen los correos electrónicos requieren que las marcas dejen a los suscriptores la posibilidad de rechazar sus correos electrónicos. Por lo tanto, la opción de cancelar la suscripción es obligatoria para cualquier correo electrónico enviado. En cuanto a los datos archivados o suscripciones creadas antes de la implementación del GDPR, los usuarios pueden ejercer su derecho a ser olvidados en cualquier momento.
  • Máximo nivel de seguridad: los datos recopilados tendrán que llevarse al máximo grado de seguridad. Por lo que las empresas deberán tomar medidas como el cifrado de datos, tecnología avanzada de almacenamiento en la nube, entre otros, para reducir la exposición de la red a las amenazas cibernéticas y limitar el riesgo de fugas.
  • Uso de cookies: solo se podrá utilizar cookies en usuarios que han visitado el sitio web de la empresa.
  • Adoptar prácticas de la competencia: es recomendable investigar sobre las prácticas que han implementado algunas empresas de la competencia para saber cómo adaptarse a la ley de protección de datos y al mismo tiempo mantener la rentabilidad del negocio.

Para cumplir con el reglamento de regulación de la privacidad digital, algunas empresas han estado realizando cambios en sus sistemas y aplicando estrategias de marketing que combinen un buen nivel de ventas y una relación de confianza con los consumidores, basado en la seguridad del manejo de sus datos personales, lo que permite el cumplimiento de la normativa que establece el GDPR sin poner en riesgo la rentabilidad del negocio.

 

La ley de protección de datos: una oportunidad para crear confianza

Es posible aplicar las mejores prácticas para saber cómo adaptarse a la ley de protección de datos del reglamento GDPR. Sin embargo, la recopilación y el procesamiento de las opiniones de los clientes, así como el manejo de datos personales, puede requerir una buena estrategia. Lo importante es que aunque puede parecer restrictiva en principio, la aplicación de este reglamento debe verse como una oportunidad para mostrar a los potenciales clientes, el interés por ofrecer un buen servicio y crear una relación de confianza al utilizar sus datos de forma transparente.

Pin It en Pinterest