Catalogamos como Millennials a la generación entre 25 y 40 años, de estos muchos ya tienen una carrera, hijos y viven en sus propios hogares. De esta generación, los más jóvenes se inclinan por los juegos o productos digitales, pero los millennials más adultos, prefieren los juguetes que le evocan una mayor nostalgia de su época. De acuerdo a algunas encuestas, la generación del milenio predominará en la primera mitad del siglo XXI en cuanto al mayor consumo de juguetes. Por eso, aquí te hablaremos de las tendencias de compras en los millennials y cómo debe prepararse la industria del juguete para atender esta demanda.

Acciones de la industria del juguete para atender las compras de los Millennials

En el año 2020, los Millennials ya son una fuerza poderosa y con gran potencial de consumo. Aunque muchos de ellos son clientes que les apasionan las compras en línea, eso no significa que hayan dejado de frecuentar las tiendas físicas. Muchos todavía sienten la necesidad de tocar el producto, probarlo, olerlo, etc.

De hecho los millennials están combinando las compras digitales y en la tienda. A esto le llamamos consumidores omnicanal, quienes se sienten igualmente felices cuando compran online tanto como cuando lo hacen directamente en la tienda.

De hecho, un estudio de Harris Group revela que el 72% de los “papás” Millennials prefieren gastar dinero en experiencias reales para sus hijos, en lugar de “cosas”. Esta tendencia se ha reflejado notablemente en el mundo del juguete, donde los padres e hijos viven momentos memorables comprando juguetes que evocan recuerdos nostálgicos.

En base a esta realidad, la industria del juguete debe diversificar la forma de atender las compras de los consumidores Millennials. Algunas ideas a implementar en sus estrategias de marketing son:

Reclutar jóvenes de la generación millennial

Algunos padres millennial son nativos digitales e intuyen completamente la forma en que sus hijos esperan jugar. Por ejemplo, si observamos a un niño de dos años con una revista o un libro en sus manos, es fácil darse cuenta en cómo el niño busca presionar las imágenes esperando expandirlas, como si usase una tablet. Es decir, sus expectativas e intuición están dramáticamente relacionadas con lo digital.

Por otro lado, los padres millennials más adultos, y los que mayor capacidad financiera han podido construir, añoran los juguetes de su infancia y desean comprar a sus hijos productos más básicos y físicos, como legos, libros para colorear, mesas de juego, muñecas, etc., lo que ellos aseguran que contribuirá a una mayor diversión, más interacción social y a un desarrollo más integral.

Por lo tanto, para entender cómo juegan los niños del siglo XXI, hijos de la generación millennials con un buen poder adquisitivo, la industria del juguete necesita contratar en sus tiendas a personal que haya crecido con esa manera de pensar.

Perfeccionar los canales online

No hay que decir que los canales online y móviles son importantes para satisfacer las compras de los Millennials. Al igual que a otros consumidores, estos canales digitales también proporcionan la información y los conocimientos que necesita un Millennial para hacer sus compras, después de encontrar los mejores juguetes para sus hijos.

Muchos, de hecho, perfeccionan sus habilidades de compra en Internet, verificando las calificaciones y reseñas de productos o comentarios sobre minoristas, por ejemplo, para confirmar que tanto el producto como el proveedor brindan el mejor valor y servicio.

Un mix de modelos de negocio

Sí bien difieren la forma de compras digitales a las tiendas físicas, la combinación correcta de estos dos modelos de negocios integrados tanto con el formato tradicional, como con el digital, es una forma más natural de atender a los compradores Millennials, y por tanto, continuará influyendo la forma en que debemos hacer las transacciones comerciales.

De esta manera tanto los conceptos digitales, la gamificación, las micro compras, el modelo freemium o los servicios de suscripción; ganan posición como excelentes estrategias de marketing digital para adaptarlas al mercado de la generación del milenio.

Enfocarse en el producto y el servicio

Los padres Millennials valoran el buen servicio de atención al cliente en lugar de otras ventajas de la marca en comparación con sus contemporáneos que no son padres. De hecho, un buen servicio al cliente ocupa el segundo lugar para ellos, detrás de los “mejores productos”. Para los Millennials que no son papás, el servicio al cliente no tiene mayor relevancia.

Esta es quizás otra razón por la cual los mejores lugares que los padres de Millennial eligen para comprar juguetes a sus hijos,generalmente son grandes marcas. Estas son valoradas por su experiencia de ofrecer una compra online o física simple, y con un sistema de devolución seguro.

Valorar los juguetes del pasado y del presente

Aunque la forma de jugar actualmente es muy versátil, ésta se encuentra en constante cambio. Por un lado, los juguetes físicos básicos no son solo una excelente manera de divertirse, sino una forma importante de conectarse con la nostalgia que genera estas compras en los Millennials y el mundo físico en el que vivimos.

Por ejemplo, un padre más adulto sabe que su hijo necesita apilar bloques para ver cuáles se sostienen y cuáles se caen. También sabe que necesita subir a la parte superior de un tobogán para comprender el riesgo, experimentar euforia y actuar con valentía; o de sentir la satisfacción de ganar una partida de ping-pong. Una mamá también sabe que sus hijos necesitan interactuar con muñecas o con figuras de acción para representar los temas de la edad adulta antes de crecer.

Por lo tanto, la industria del juguete puede atender las demandas y necesidades de los compradores del siglo XXI encabezados no solo por los millennials más jóvenes, quienes se sienten atraídos por las compras online, sino por los consumidores millennials más adultos; al abarcar su pasado, su presente y su futuro como un todo y no como segmentos separados.

Conclusión

No hay ayer, hoy y mañana, solo hay una evolución perfecta e interminable sobre cómo juegan las personas y en cómo se venden los juguetes. En consecuencia, la forma de cómo compra la generación Millennial es solo otra en una larga línea de nuevos padres, quienes tratan de averiguar qué juguetes son los mejores para sus hijos. Esto quiere decir que lo básico sigue siendo lo mismo, pero los desafíos son nuevos.

Pin It en Pinterest